Resiliencia: incorporando nuevas tradiciones (2017)

WhatsApp Image 2017-01-05 at 21.23.01.jpeg

Inicia el año nuevo y con el varias tradiciones que auguran prosperidad; las doce uvas a medianoche y con cada uva un deseo, la ropa interior amarilla para la bonanza económica, la quema del monigote para eliminar lo negativo…¿Que tal si parte de nuestra tradición de recepción del año salimos a recoger basura de los espacios naturales? Lo planteo de forma mas amigable y con locución festiva acorde a los ánimos de año nuevo: dice la tradición que al recoger basura al iniciar el año nuevo  se presentará al individuo con la dicha y el gozo de un ambiente más natural y ecosistema limpio, no solo por un año si no la vida entera…¿así mejor?

2 de enero 2017, salí a caminar  por la mañana como tradicionalmente lo hago al inicio de cada año; este año en la bella playa de Salinas, Ecuador. Al salir me encontré con un campo de minado de plásticos, botellas de vidrio, cigarrillos y hasta pañales. En esta playa ya estaban establecidas algunas personas, listas para disfrutar un día de sol, playa…y ¿basura? ¿acaso no veían la basura? Me atrevo a pensar que el saber que: “esa no es mi basura que lo recoja el ignorante que lo botó” o “que lo recoja la municipalidad para eso pagamos impuestos”, es algo similar a lo que debe estar pasando por la mente de estos bañantes.

¿Qué tal si asumimos que los desperdicios  no son la verguenza de los sucios e ignorantes sino, más bien de los que deciden ser cómplices: aquellos que ven y no hacen nada al respecto. ¡La basura es la responsabilidad y el problema de todos! Al ritmo de consumo actual y la ignorancia al cuidado ambiental, en diez años los mares y océanos de nuestro planeta contendrán una tonelada de plásticos por cada 3 toneladas de peces y, en 2050, habrá más plásticos que peces en el mar. Se calcula que cada año terminan en los océanos del mundo ocho millones de toneladas de residuos plásticos, en proporción esta cifra podría cubrir 34 veces el área de la isla de Manhattan (NYC). Según datos del Ministerio del Ambiente (MAE), en el Ecuador la huella que dejamos como turistas al visitar las playas de nuestro país es de 0,73 kilos de basura por día y en los feriados esta cifra puede triplicarse. En esta misma línea de referencia desde hace algunos años que se viene creando un “nuevo continente” ubicado en la zona del Pacífico, formado a partir de 7 millones de toneladas de plástico flotante que con una extensión de 3,4 millones de km2 llega a superar 7 veces la superficie de España.

Con esta penosa información retumbando mis entrañas transformé mi caminata anual por una recolección de basura en la playa. Los desechos eran repetitivos, sobre todo cubertería plástica, botellas de cristal, cigarrillos…Pienso que si existe actualmente tanto desperdicio mal ubicado debe ser por la ignorancia de las personas a las que debemos socializar conceptos tan básicos como el proceso de biodegradación de materiales desechos inorgánicos.  Entre los materiales que mayormente recolecté detallo los años en que tardan en degradarse e “incorporarse” como materia en la naturaleza:

2017-01-02 04.51.12 1.jpg

  • Plástico (sorbetes, vasos, botellas..) Un envase de plástico puede tardar entre 100 y 1.000 años en empezar a perder su tonicidad y comenzar a desvanecerse al aire libre
  • Colillas de cigarrillos: El filtro de los cigarrillos es de acetato de celulosa, el elemento de más rápida evaporación del cigarrillo. La combinación de componentes de la colilla hace que su tiempo de degradación oscile entre uno y diez años.
  • Botellas de vidrio: Están formadas por carbonatos de sodio y calcio y arena. Cada unidad puede tardar en desintegrarse hasta 4.000 años.

En el proceso de recolección de basura me encontré con otras personas que también estaban limpiando. ¿Quiénes eran? ¿Qué les motiva? Ellos son parte de las asociaciones de comerciantes que al tener su negocio de alquiler de carpas limpian su área para que “asi lleguen los clientes” y claro, se cuide el patrimonio natural que los ha visto crecer. Lo limpian entre familias enteras, lo colectan y lo ubican en postes cercanos ya que los basureros son escasos. Algunos aprovechan para reciclar y asi hacerse una plata extra en lo que respecta al plástico de botellas. También hay un grupo de personas que recogen la basura avalados por la Alcaldía. Felicité incansablemente a cada uno de mis colegas de recolección quienes esa mañana me recordaron de la fuerza de cambio y poder que tenemos como ciudadanos en nuestras manos.

2017-01-02 09.41.43 1.jpg

Son varios los puntos de acción estratégica y gestión que podrían ser resaltados entre la administración pública y privada frente a este problema; En cuanto a la gestión pública por ejemplo: el manejo de residuos, la planificación urbanística de elementos de higiene, mientras que la gestión privada debería gestionar toda la cadena de valor no solo hasta el consumo final sino la disposición del producto (¿cómo se gestionan los residuos su fuerza de venta ambulante? ¿Qué apoyo y capacitación se les provee en esta gestión? ¿Qué mensajes estamos socializando con el cliente hacia la disposición de los residuos?). Hoy en calidad de turista en mi bello pais me retuerzo en cuestionamientos ante estas realidades, sin esperar que las fuerzas externas e indirectas a nuestra vida sean las que tomen las riendas de problemas como este me he inspirado en la determinación de mis colegas Salineños y en varios casos de acción social que se han llevado a cabo alrededor del mundo para resaltar el valor y la responsabilidad que tenemos como ciudadanos a entender nuestra fuerza hacia la acción y cooperación como co-actores de cambio.

En particular resalto el caso de recolección voluntaria de basura en las playas de Versova en Bombay, al oeste de la India (recomiendo ver video). Afroz Shah fundador del Versova Residents Volunteers creó este proyecto desde la motivación de querer ver el mar limpio y sano desde el balcón de su edificio que dia a dia mostraba más basura en las orillas del mar. Su objetivo más allá de limpiar el espacio natural y preservarlo es concientizar a la gente ya que según la UNEP, la disposición de basura en el mar se está volviendo uno de los mayores problemas frente a la amenaza del cambio climático. Hasta agosto del 2016, con esta iniciativa se habían recolectado más de dos millones de kilos de basura.

Querido lector y amigo, ¡Inicie con pie derecho; deje a un lado estigmas y recoja basura mal intencionada en espacios naturales, usted tiene mayor poder frente al cambio del que se imagina!…Y asi, con mi ropa interior amarilla, mis uvas, mi monigote y mi bolsa de basura inicio mi 2017, segura de que no solamente recibiré un prospero año si no también un año, un poco menos contaminado.

Las mejores energías,

Maggie Crespo

 

Advertisements

4 thoughts on “Resiliencia: incorporando nuevas tradiciones (2017)”

  1. excelente iniciativa…. lo estoy haciendo en el parque frente a mi casa…salgo a caminar con una bolsita…mejor, parque, mejor planeta,mejor mundo….

    Like

    1. Me alegro muchisimo tu iniciativa tia querida. El camino está sobre el cambio individual para la repercusión global ¡Vamos adelante! gracias por tu comentario.

      Like

    1. ¡Gracias por tu comentario Rene! Así es, pequeños cambios que generan grandes impactos no solo ambientales si no sociales, enfatizando nuestra habilidad de adaptación y resiliencia. Un abrazo y ¡Seguimos!

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s