Ni siquiera Trump nos quitará la energía (literalmente)

trump4.jpg

Esta semana tuve un increíble va y ven de sentimientos y emociones, que hicieron sea una semana de las que históricamente recordaré en los registros personales de mi existencia. Nunca había sentido el poder de la política helarme los huesos y bloquearme el cerebro con una penumbra de ideas en torno a el nuevo Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica… Entre muchas de las varias lecturas que realicé buscando una salida, una solución una luz de viabilidad encontré algunas reflexiones que hacen referencia a la “culpa”, donde se insiste en que “no es la culpa de Trump si no la nuestra pues es al fin, nuestro reflejo como sociedad”… Interesante, aun así negativa en su forma. No voy a utilizar el mismo concepto de apuntalamiento de dedos y “culpas” sino más bien me enfocaré a hablar del “momento” en el que nos encontramos como sociedad.

Creo que es el momento de unirse a movimientos que inspiren el cambio en nuestro día a día: que cambien nuestra realidad. Miren a su alrededor en el momento en el que estén y evalúen las formas en las que pueden hacer de la realidad actual -mundial-, una realidad mejor. Hay mucho por hacer. Unirse a un movimiento es entender tu momento, las capacidades que posees, herramientas que tienes alrededor, las personas con las que te relacionas y crear formas y visiones de cambio. Mi movimiento el día de hoy es lo sostenible desde una visión estratégica y organizacional. Desde esta visión recopilé algunos de los referentes de mi día a día en lecturas y contactos relacionados al mundo de la sostenibilidad estratégica por lo que comparto dos intensos puntos de vista en los que la sostenibilidad ha tocado fondo esta semana llenándonos de dudas y decepciones: la politica de energía y el cambio climático del actual presidente de Estados Unidos.

Alarmante, y sencillamente claro ante nuestros ojos es el cambio climático; cielos teñidos de gris en China, refugiados ambientales, extinción de especies… y  palpable en como ejemplo aquellos que hemos vivido mas de 35 grados en un septiembre “otoñal”… Por otro lado esta el Señor Trump quien ha tenido algunas fuertes visiones en contra a esta global e importante temática en donde entre otra cosas, no cree en el cambio climático: “el concepto fue creado por China para bajar la competitividad de la fabricación en Estados Unidos”…¡Caos, caos total, emisiones nocivas y caos!…En resumen sus propuestas van a favor de gestionar energía fósil entre estos carbon, gas natural, petroleo. No habla de energía renovable. El Dakota pipeline seguirá su curso, es más, Trump ha insinuado que podría cortar la Agencia de Protección Ambiental (EPA), así como cancelar el plan de acción frente al clima de la administración de Obama y sobre todo cancelar la participación de EEUU en el acuerdo de Paris. No voy a profundizar en la debacle que esto significa pues se que todos vivimos en la contemporaneidad del siglo 21 y conocemos cercanamente los retos climáticos…

china_1 greenpeace.jpg

Dentro de esta realidad tan abrumadora e incomoda, una de las lecturas mas reconciliadoras y empoderadoras con las que me he encontrado ha sido la de Andrew Winston experto en cómo las empresas pueden recorrer su camino y tener rentabilidad haciéndole frente a los mayores desafíos ambientales y sociales de la humanidad. En uno de sus artículos expone a la acción social y al sector privado como principal determinante de cambio y para esto propone:

Continuar disminuyendo el costo de la tecnología renovable. Para esto, menciona que estamos en buen camino: la energía solar y eólica se han vuelto mas competitivas y las inversiones en energías limpias han superado hasta la fecha a las inversiones en combustibles fósiles (con países en la lista record de energía limpia como: Escocia, Portugal, Costa Rica, China, Dinamarca…).

Trabajar a nivel Estatal y de ciudad para cambiar la política. Empresas, ONG y activistas deben impulsar políticas tales como: los compromisos de los gobiernos locales para comprar energía limpia, hacer énfasis, normas e impuestos.

En la misma línea se enfatizan los esfuerzos de liderazgo del sector privado y sus compromisos en implementación de energías renovables. En la actualidad muchas empresas tienen targets basados en innovación e inversión en renovables, pero el cambio , según Winston, debe ser más rápido. Por mencionar algunas de estas empresas liderando el cambio:  Vestas, Philips Lighting, Xinjiang Gold-A , Tesla Motors, Wells Fargo, Hewlett Packard Enterprise (HPE), Dalmia CementVF Corporation) Entre más empresas se sumen al cambio en energía mejores serán los beneficios económicos comunes (y claro, obviamente ambientales). Pero en materia económica, mientras entiendan el impacto social-ambiental y de cartera (rentabilidad) que significa este cambio; más se sumarán a presionar políticas de apoyo en promoción a energías limpias. “Mientras mas beneficios se encuentre en la base de la pirámide en torno a la salud y crecimiento económico en base a la energía limpia será siempre más rentable para todos.”

y no solamente las acertadas visiones de Winston deberían alentarnos si no las excelentes noticias emitidas en la reciente Cumbre del Clima de las Naciones Unidas realizada en Marrakech: Las emisiones globales de carbono de la quema de combustibles fósiles “casi no han tenido crecimiento” por tercer año consecutivo. El crecimiento en las emisiones se ha estancado a pesar del crecimiento económico global principalmente considerando que China ha optado por quemar menos carbón y está invirtiendo cientos de miles de millones de dólares en tecnologías limpias. Esta transición se ha debido no solamente a acuerdos globales como el acuerdo de París, si no también por una realidad inhumana que ha tenido que experimentar su gente: el no poder respirar en las ciudades.

El costo ambiental y social es un gran “costo” para las naciones…asi que quiera o no el Señor Trump y los líderes escépticos en el tema tendrán que volcar sus esfuerzos a lo limpio. Liz Gallagher, asociada a un  thinktank medioambiental: E3G, mencionó al respecto de esto que: “lo mejor que puede salir de esta cumbre sería establecer el 2018 como un momento en el mapa. Necesitamos salir de esta COP con una demostración de que el proceso es inevitable e imparable y que estamos ganando, como un mensaje a los gustos de Trump”.

Aquí desarrollé algunos de los puntos expuestos desde la visión estratégica sostenible en el plano energético (materia) alentando algunas soluciones viables. Pero en el plano energético (de SER) no queda en nadie más que en ti para crear una visión frente a los nuevos retos. Sumemos esfuerzos, creemos movimientos en donde nos encontramos, compartamos información, escribamos, conversemos, discutamos, indaguemos…  y exijamos que los que tienen PODER de voz, nos escuchen a aquellos que tenemos la FUERZA. Al fin y al cabo, la fuerza es la que promueve el poder no creen?

más acción, más lectura, más fuerza y energía (limpia claro 😉)

___________________
Maggie Crespo Mijares-
Una prófuga: ilegalmente apasionada. Creativa, emprendedora, visionaria, soñadora… Caminante en la vía de la sostenibilidad: Ing. en Marketing, Máster en Green Management, Energy and Corporate Social Responsibility.

@mcrespo26

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s