Las corazonadas de las maquinas de coser*

El tipo de puntada en la máquina, “la número 6”, iba en el ritmo de una corazonada.

De curiosa, por explorar las capacidades que podría tener en mis manos para creativamente proyectar visiones en pedazos de tela, el pasado sábado ingresé a un taller de costura básica. En cada puntada de aquella máquina de coser me di cuenta del arduo pero a la vez armonioso trabajo que significa estar en esta industria. Todo empezó con el ejercicio que nos hicieron hacer sobre la tela: “cuanto más tensiones la tela más apretadas saldrían las puntadas”…”relájense, disfruten, dejen que la tela se mueva con el piñón que la acompaña, ustedes la guían, ustedes tienen el control sobre la máquina, ella no las controla a ustedes” decía nuestra profesora. En el marco de mi curso, con la excepcional profesora que tuvimos, las tazas de té, café y galletas de chocolate que compartimos, era casi imposible estar tensa. Mis manos seguían sobre la tela pero mi mente empezó a volar ubicadome en el contexto actual de la mayoría en la industria textil: el abuso a los derechos básicos humanos. No evite preguntarme si es que la realidad  de otras personas en el mundo, en torno a esta misma máquina también sería así como describía mi profesora: relajada, en un ambiente de respeto y colaboración.

El 24 de abril del 2013 sucedió el terrible colapso de Rana Plaza, Bangadesh en donde más de 1.130 personas murieron, entre ellas la mayoría hacía las costuras para abrigar/vestir la vida de otros. Se trataba de una estructura de ocho pisos, con algunos bancos y apartamentos, pero estaba mayormente ocupado por fábricas de ropa. Solo tomó 90 segundos para que el edificio colapse y de esta forma se inmortalice como el símbolo de desigualdad global. Rana Plaza tuvo numerosas plantas ilegales construidas sobre una estructura débil realizada con materiales de construcción de muy mala calidad. Sumado a esto, se habían colocado grandes generadores de electricidad (emitiendo potentes vibraciones al encenderse) para poder mantener las máquinas en funcionamiento durante los cortes de electricidad de la ciudad. Esta estructura se derrumbó por  la precaria situación en la que se encontraba el edificio: grandes grietas habían aparecido en el edificio el día anterior al suceso, pero habían sido ignoradas por las autoridades de las fábricas que obligaron a la gente a trabajar con la amenaza de no pagarles el sueldo del mes (que en algunos casos, bordeaba los 28 euros al mes).

Ya son 3 años desde que una de las varias catástrofes como esta abrió los ojos a una realidad innegable en desigualdad y maltrato humano… ¿Que tan tensas tendrán las manos las personas que estan destinada a trabajar dia a dia forzadamente en estándares de aberración humana, para poder realizar la correcta puntada?

worker-bangladesh
Shahara, trabajadora de la industria confección en Bangladesh

El colapso del Rana Plaza atrajo la atención de todo el mundo a los lugares en donde se realiza la producción de la industria de la confección. La atención el interés público y los medios de comunicación ha dado lugar a más presión política y conciencia social hacia esta temática. Hay varios movimientos de organizaciones, colectivos e individuos a título personal logrando conceptos de cambio en la industria…pero todavía hay mucho por hacer.

Mientras redactaba este post me llegó un mensaje de Silvia Calvo vicepresidenta de Moda Sostenible Barcelona  asociación pionera en España la cual se promueve la moda sostenible; ¡Que maravillosa sincronicidad! pensé, pues la idea de compartir mis visiones y opiniones no es dejarlos en la obscuridad de la redacción sino que juntos podamos tener la oportunidad de escoger un camino de cambio. He aquí mi propuesta en este contexto: visualizar el movimiento de resiliencia en la moda sostenible española, como otra de las viables formas de mantener las puntadas de las máquinas de coser constantes y armoniosas en el Bcn Ethical Fashion Fest a realizarse esta semana en Barcelona.

Comparto lo que será la agenda de este emocionante evento y les motivo a que asistan para que aperturen su visión y exploren una de las varias “otras opciones” que actualmente existen con respecto a esta industria. Si es que no les es posible asistir, prometo traerles un poco de mi visión 🌱.

BEFF (Bcn Ethical Fashion Fest) es el festival pionero en España y sur de Europa en moda sostenible. Apuesta por una moda creativa y el cambio necesario de la industria de la moda, sin dejar de lado el estilo. El festival de la moda sostenible aúna diseño y procesos innovadores, ya que los proyectos se centran en diferentes áreas de acción: la ecología, la ética laboral y el compromiso social, materias primas saludables, experimentación y la reinterpretación de los oficios. Siempre bajo criterios sostenibles y de calidad.

BEFF16-Programa-CAST.jpg

Las mejores energías 🌟

Maggie

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s